jueves, 12 de octubre de 2017

156 - Prólogo del Libro "Psicosociales Breves - Apuntes de Psicología Social"

(Prólogo del libro de mi autoría titulado "Psicosociales Breves - Apuntes de Psicología Social", a cargo de Stella Maris Distasi)

PROLOGO*

Quizás una de las más grandes deudas que los psicólogos sociales tenemos con nuestra profesión, con la Psicología Social como una manera particular de dialogar con el mundo, sea escribir sobre lo que hacemos. Daría la sensación de que, incluso siguiendo los pasos del maestro Enrique Pichon-Rivière, encontramos una gran dificultad para volver sobre nuestras experiencias, poner en perspectiva la acción y compartirla. Y ésta es una problemática que Ronaldo Wright, tal vez sin saberlo, pone en la superficie con estas Psicosociales Breves.

Este libro es la recopilación de un trabajo realizado a través de varios años. Es la culminación de una ardua y delicada tarea en la que se ha puesto mucha dedicación, esfuerzo y, por sobre todo, un gran amor que, en cada página, pone de manifiesto el compromiso que siente un profesional de la Psicología Social. Encontraremos, entre estos relatos de experiencia, una voz que muestra lo que está en escena para re-significar la realidad y pensar sus posibilidades.

El autor de Psicosociales Breves nos acerca, a mi entender, a las dos grandes virtudes de la Psicología Social, esta disciplina tan especial y tan querida por todos los que la hemos hecho una forma de vida. Dos energías vitales que, como pilares que la sostienen y la recrean en cada hacer, en cada día, forman parte de su universo. Uno de ellos, los conceptos. La base teórica desde la cual Enrique Pichon-Rivière pensó el juego entre enseñar y aprender; ese “enseñaje” tan particular que nos acerca, a través de un nutrido vínculo con las contradicciones, al “pensar, sentir y hacer” en esta tarea de constituirnos en un rol profesional.

Y con una enorme ventaja: Ronaldo Wright trabaja lo teórico en textos breves. Tal vez allí resida uno de sus grandes aciertos. Sin abandonar la rigurosidad teórica, nos vinculamos con ideas complejas, pero de forma sencilla. Así, en la primera parte de este libro, nos encontramos con las voces de Sigmund Freud, Michel Foucault, Arthur Rimbaud, Paulo Freire, Melanie Klein y Friedrich Nietzsche (entre otros), como si fueran invitados de lujo sentados a la mesa, preguntándose en esta ocasión: ¿qué es un psicólogo social? ¿Cuál es su rol y cuáles sus preocupaciones? ¿Dónde está la ambivalencia? ¿Por qué le tenemos miedo al cambio? ¿Cuál es la riqueza de trabajar en grupo? ¿Con qué desafíos se encuentra un coordinador grupal?

Las preguntas, entonces, son la piedra angular de la problematización, pero sólo si nos comprometemos a ensayar una respuesta posible desde el encuentro con el otro. La otra gran riqueza de esta profesión nos conecta con el desarrollo y la aplicación de los conceptos en el campo social. Abrirse a la experiencia, buscar el encuentro, trabajar desde las situaciones concretas. Y este es uno de los desafíos más importantes en nuestra profesión: cómo hacer dialogar a la teoría con la práctica y viceversa. Por eso, en este libro, teoría y práctica son dos caras de la misma moneda. Una praxis configurándose en interacción permanente. Una teoría que va “más allá” de lo racional, que se manifiesta con el corazón entre las manos.

En estos artículos, a los que asistimos como “por entregas”, la experiencia práctica se constituye como un diálogo indispensable. Parecería que el autor tiene muy en claro que el único escenario posible es la vida cotidiana. Ahí es donde las preguntas construyen respuestas. Y para ver, para entrar en ese mundo en movimiento, el autor se hace de las herramientas de la Psicología Social. Ya lo dijo Kurt Lewin, “no hay nada más práctico que una buena teoría”.

La experiencia no merece quedar en las sombras. Por eso, a partir de la mirada de Ronaldo Wright, conocemos El Bancadero. Este proyecto, a cargo de Alfredo Moffatt, se propuso (y sigue en vigencia) re-pensar un “Centro de Salud Mental” como una institución alternativa, autogestiva y no formal donde las personas que se acerquen a ella encuentren, desde el arte y los grupos operativos, el espacio para transformarse y así transformar la realidad.

Otro ejemplo es el trabajo realizado en la Unidad Penitenciaria Nº 42 de Florencio Varela (Buenos Aires), donde tiene lugar el taller Trabajamos Creando y Creyendo, a cargo de la coordinadora Claudia Calvi y su equipo. Ahí, los internos construyen un espacio de interacción desde lo lúdico; ponen en movimiento el cuerpo, charlan y crean títeres que luego serán utilizados para representaciones teatrales. Lo bello es que cada títere se configura como una posibilidad para ejercitar la voz amordazada de los internos o, como sugiere el autor, para favorecer la metáfora “y así, pues, crece el pensamiento simbólico”.

En este punto, me gustaría referirme al trabajo de intervención en crisis que mis compañeras y yo realizamos a partir de la Tragedia de Cromagnon. Los días y las noches que vivimos, tan poderosas y desgarradoras, estuvieron por muchos años ocultas entre mis recuerdos. Los textos que fueron surgiendo recién ahora están siendo encauzados. Y si a alguien debo el haber abierto esa experiencia es a Ronaldo Wright, ya que su invitación me acercó un poco más a mí misma.

Como decía Enrique Pichón-Rivière, “en los escondrijos de lo siniestro se esconde, viva, la belleza”[1]. Y para él también hay, en este libro, palabras dedicadas con la admiración y el cariño de un discípulo a la distancia, pero que está cerca para volver constantemente a las enseñanzas de ese personaje llamativo que se permitió construir desde la paradoja, las contradicciones y el conflicto. Al Maestro, una de las figuras más polémicas y vanguardistas en materia social que tuvo nuestro país, encontrará el lector un homenaje imprescindible, cargado de emoción, anécdotas y recuerdos.

Teoría, Praxis y Compromiso. Esas son las palabras que cruzan las mágicas redes que se entretejen en las intersecciones psicosociales en las que estamos inmersos. Ahí está el tema: sin las palabras, sin ese registro de la experiencia, se imposibilita el diálogo con la acción por parte de terceros, de otros, de nuevos y nuevas estudiantes de esta profesión. Tiene sentido, entonces, aquella máxima de Sócrates según la cual una vida no examinada no es digna de ser vivida.

En cada uno de estos “relatos del hacer” hay algo de esa magia que surge cuando el amor, la experiencia y el conocimiento se unen y se complementan. Y sólo así se pueden desplegar los talentos, las actitudes y aptitudes para que surja la maravilla de estar y hacer en el mundo. Por todo esto, es un orgullo para mí estar a cargo de la presentación de este libro.

Gracias, Ronaldo Wright, por este trabajo artesanal sobre la base teórica, por la búsqueda cuidadosa de los hacedores que se van entretejiendo en sus intervenciones, rastreando, rescatando lo maravilloso en los terrenos más ríspidos y contaminados de nuestra sociedad. Por contribuir a que se conozcan las acciones de muchos compañeros que, aun en los medios más crueles y hostiles, han podido construir un lugar de encuentro y aprendizaje. Por tu tarea, que nos conecta con la potencia y la belleza de esta profesión.

*Por Stella Maris Distasi
Operadora en Psicología Social

[1] En Vicente Zito Lema, Conversaciones con Enrique Pichon-Rivière sobre el arte y la locura. Buenos Aires: Ediciones Cinco, 1996.

miércoles, 11 de octubre de 2017

155 - Introducción al Libro "Psicosociales Breves - Apuntes de Psicología Social"

(Introducción al libro de mi autoría titulado “Psicosociales Breves – Apuntes de Psicología Social”, de Ediciones Nuevos Tiempos)       

INTRODUCCION

Este libro incluye notas y artículos de mi autoría que han sido publicados en distintos medios gráficos y virtuales a lo largo de los últimos años. Así, al inicio de cada texto están indicados los datos puntuales de esas ediciones, junto a sus respectivas fechas de publicación. 

Son cinco los capítulos que integran la obra: una primera parte con apuntes de psicología social; luego le siguen textos sobre coordinación grupal; después aparece información sobre el trabajo de los operadores psicosociales en acción; se continúa con algo de la vida y obra del Dr. Pichon-Rivière para finalizar con datos de nuestras incumbencias profesionales.

Ha sido objetivo de las notas la brevedad, pues el propósito es que el lector obtenga una primera aproximación a nuestra Psicología Social Argentina que ya lleva más de sesenta años de vigencia. Espero que sean de utilidad tanto para los estudiantes de esta comprometida disciplina como para todos aquellos que desplieguen su quehacer en el campo del trabajo social. 

Ronaldo Wright
Bs. As. 1/8/2017

jueves, 8 de diciembre de 2016

154 - Psicología Social: Neuquén se Suma con Otro Proyecto de Ley

(Publicado en la página web de la Asociación de Psicólogos Sociales de la República Argentina - A.P.S.R.A. con fecha 8/12/2016)

PSICOLOGIA SOCIAL: NEUQUEN SE SUMA CON OTRO PROYECTO DE LEY 

A fines del mes de agosto de 2015 tomó estado parlamentario un proyecto de ley que se propone regular el ejercicio profesional del Operador en Psicología Social o título equivalente, como actividad independiente en la provincia de Neuquén. Para ejercer esta labor se requiere el título habilitante y poseer la matrícula correspondiente, cuya inscripción estará a cargo del Colegio Profesional que la misma norma contempla en sus artículos 13º y 14º del Título V.

Así, el psicólogo social tendrá incumbencia para el análisis y estudio de: las variables intervinientes en las relaciones grupales y los modos de participar en ellas; el rol del sujeto social en las instituciones; la dimensión subjetiva de los vínculos sociales y el papel que juegan los factores psicológicos en los procesos colectivos; los componentes convergentes en los problemas contemporáneos que atentan contra la calidad de vida de distintos sectores y grupos comunitarios.

La norma hace expresa referencia a la capacidad para coordinar grupos e intervenir  con el auxilio de técnicas específicas en las interacciones entre los sujetos y los grupos, a los fines de la mediación de los conflictos. También para analizar y operar en los vínculos institucionales, tendiendo a la transformación de las situaciones de crisis en procesos de aprendizaje; facilitando los acuerdos comunes, la participación interna y buscando el mejor logro de los objetivos.

Entre los fundamentos del proyecto se destaca que la nuestra es una disciplina que, en sus cincuenta y cinco años de trayectoria, no ha dejado de crecer y desarrollarse. Por ende, requiere de un encuadramiento por parte del Estado provincial. Toda vez que los conjuntos humanos generan conflictos, el operador psicosocial es el profesional capaz de enfrentarlos, escuchando al grupo y encauzándolo con un objetivo común frente al cual sus miembros se sientan motivados.

También se aclara que la tarea del psicólogo social tiene que ver con la promoción de la salud, potenciando la acción y la producción creativa de los individuos reunidos en diferentes grupos sociales, equipos e instituciones. Nuestras áreas de inserción son muy diversas, destacándose en las fundamentaciones del proyecto de ley las de salud, desarrollo social, deportes, justicia, seguridad, etc. Se promueve el protagonismo de los sujetos en la resolución de los obstáculos.

Para la elaboración de esta propuesta legislativa se han tenido en cuenta las distintas leyes y proyectos que reglamentan la profesión en otras provincias argentinas. Puede  citarse la ley 6353 del Operador en Psicología Social del Chaco, la ley 8077 del Técnico Superior en Operación Psicosocial de Mendoza y la ley 6141 del Operador en Psicología Social de Corrientes; además de los proyectos oportunamente iniciados en Entre Ríos y en la provincia de Buenos Aires.

Esperamos que otros distritos se sigan sumando y que nuestra querida profesión tenga su ley —y su reglamentación— a lo largo y ancho de todo el territorio nacional. En lo personal, como asesor legal de la Asociación de Psicólogos Sociales de la República Argentina y junto a su actual presidente Carlos Margiotta, respondemos consultas de muchos colegas entusiasmados por impulsar proyectos de ley similares en sus lugares de origen. ¡Pues, seguimos brindando nuestro apoyo!

RONALDO WRIGHT      
www.ronaldowright.com                                                                                            

viernes, 4 de noviembre de 2016

153 - Los Unicos Privilegiados No Son los Niños

(Publicado en la revista de cultura y política La Tecl@ Eñe - Año XV Nro. 79 correspondiente al mes de noviembre de 2016)

POBREZA E INDIGENCIA: LOS UNICOS PRIVILEGIADOS NO SON LOS NIÑOS

Hace cerca de un mes el predio de Tecnópolis fue cerrado al público durante un par de horas, para uso exclusivo de los hijos e hijas de los funcionarios con cargos políticos en el Ministerio de Educación y Deporte de la Nación. Obviamente esas instalaciones son públicas, como así también de acceso libre y gratuito. Por eso, fueron denunciados por abuso de autoridad o peculado, ya que utilizaron efectos, trabajos y servicios pagados por el Estado en provecho propio y de sus familiares.

Se suele decir que los únicos privilegiados son los niños aunque parece que aquéllos,  que disfrutaron de las citadas instalaciones públicas, son más afortunados que otros. Así, según los últimos guarismos informados por el INDEC, uno de cada tres pibes hoy se encuentra por debajo de la línea de pobreza. Tal situación es la resultante de la crisis económica y social que transita nuestro país, a lo que hay que añadir la alta inflación, el tarifazo, los despidos, la apertura importadora, etc.

Octubre fue el décimo mes consecutivo que registró una caída en la actividad industrial  y la construcción sigue sin signos de recuperación. Ha disminuido la inclusión, cierran los establecimientos productivos y las pequeñas empresas, la obra pública se redujo a su  mínima expresión, se hundió la venta de productos de consumo masivo, día tras día se pierden empleos, han caído los salarios de los trabajadores, y así siguiendo. Y en lo esencial: el Estado desapareció como regulador de tales desajustes.

Más allá de las cifras y métodos empleados para realizar las mediciones, se trata de muchísimos chicos y chicas pobres e indigentes. Cada vez estamos más lejos de los objetivos que se desprenden de la Ley 26.061 de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes que, en su condición de sujetos de derecho, deben gozar y disfrutar del pleno respeto al desarrollo personal de todas las garantías, tanto en su medio familiar como también comunitario y cultural.  

Insistimos en la idea de que es una población que no tiene que sufrir un déficit de integración con respecto a la educación, la salud, el trabajo, la vivienda, la seguridad social, el deporte y el juego recreativo, etc. ya que, de lo contrario, nuestro futuro como nación se está comprometiendo seriamente. Estos procesos de exclusión y de marginalización se encuentran afectando en grave escala a los más chicos, dejándolos por fuera de los circuitos activos de los intercambios sociales.

Los sectores destinados a mejorar las condiciones educativas y de aprendizaje están por demás postergados y parece que todos los datos que venimos señalando en esta columna dan cuenta de que la educación ya no es una prioridad. Se siguen cerrando y paralizando planes como el FINES de Finalización de los Estudios Secundarios, ESI de  Educación Sexual Integral y programas como el Conectar Igualdad, por el cual recibían  netbooks estudiantes secundarios a lo largo y ancho de todo el país.

Por eso nos parece alarmante la reciente declaración del titular del ministerio nacional de educación, al manifestar que a nuestros pibes se les puede dar un plan social, pero esa plata la van a usar para comprar balas. Tamaño concepto sigue el lineamiento que estigmatiza la pobreza, sea sosteniendo que nuestras niñas humildes se embarazan para cobrar la AUH - Asignación Universal por Hijo, o sea que dicho beneficio termina yéndose por la canaleta de la droga y del juego.

Hay mucho prejuicio en ese modo simplista de analizar la realidad de nuestros pibes, al igual que cuando se dice que son todos unos vagos que no quieren trabajar, que matan por cualquier cosa, y otras generalizaciones similares; todo ello sin poder comprender qué es lo que verdaderamente acontece en sus vidas. Entenderlos es un primer paso para luego intentar operar en consecuencia, haciendo así el mejor diagnóstico que nos permita combatir y derrotar tanta receta neoliberal.  

Desde La Tecl@ Eñe, diversas voces vienen destacando que el rol del Estado deviene  esencial y que se requiere de sus políticas públicas para lograr un mayor desarrollo. Y que ello produzca inclusión y mejores condiciones para los sectores populares, sobre todo con miras a la niñez y a la juventud. Ya son muchas las organizaciones sociales, políticas,  gremiales y culturales que han comenzado a darle pelea a un capitalismo feroz, y deseamos que cual efecto multiplicador sigan su avance.

RONALDO WRIGHT      
www.ronaldowright.com                                                                                                                            

martes, 27 de septiembre de 2016

152 - En Defensa de la Educación (Parte III)

(Publicado en la revista de cultura y política La Tecl@ Eñe - Año XV Nro. 77 correspondiente al mes de septiembre de 2016)

EN DEFENSA DE LA EDUCACION (Parte III)

Cerrábamos la nota anterior expresando que nuestros jóvenes deben estar protegidos tanto en lo socio cultural como en lo político económico, para que así puedan seguir disfrutando del mayor número de conquistas colectivas. Muchos son los logros que se consiguieron desde que comenzó el presente siglo, en cuanto a las políticas públicas de índole totalmente inclusivas. Ante el actual avance de la orientación global impuesta por los grandes grupos dominantes, es fundamental la participación de la juventud en   la defensa de sus derechos y garantías, combatiendo toda exclusión.      

En tal sentido, podemos destacar que muchos chicos y adolescentes recientemente estuvieron reunidos junto a las Abuelas de Plaza de Mayo, para mostrar el peligro en que se halla el programa de formación artística y contención social. A la par de sus   docentes y músicos, están dando pelea para sostener este proyecto de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles que supera el número de trescientos a lo largo y a lo ancho del territorio nacional. El objetivo es que no se continúen desarticulando, desguazando y/o abandonando los diversos planes y programas educativos.  

Ya suman unas doscientas cesantías las ordenadas por el Ministerio de Educación de la Nación, focalizadas no sólo en los mencionados coros y orquestas infantiles y juveniles sino incluso en lo que hace a los trabajadores del plan nacional de lectura, educación y memoria; a los empleados de los programas de alfabetización y de educación sexual integral, entre muchos otros. La sub-ejecución presupuestaria está afectando también a los comedores estudiantiles, a las residencias universitarias y a los convenios cuyo destino es mejorar las carreras y a estudiantes de bajos recursos.    

Esos despidos afectan al programa Educación de Jóvenes y Adultos, dirigido a incluir a quienes la estructura educativa formal había excluido y que llega a los sectores más pobres, las villas y las escuelas de frontera. También hay cesantías en el Instituto Nacional de Formación Docente, cuyo fin es fortalecer la articulación pedagógica con los alumnos y potenciar la formación entre los docentes. Y se está desmantelando el área respectiva de la Dirección Nacional de Información y Estadística Educativa, que deja en riesgo todo lo atinente a los datos de registro y censo.

Ya no hay casi nada para programas de apoyo a la juventud y se han interrumpido los planes de becas o desactualizado sus montos. Pensamos que esto forma parte de la reforma neoliberal del Estado, como también que este neoliberalismo es el credo del gran capital y los sectores más concentrados, cuyo objetivo es arrasar con todo estado de bienestar. El ideario es favorecer a un sector minoritario en desmedro de los más débiles; en este caso, se benefician los empresarios a costa del dinero público que estaba destinado al cuidado de nuestros niños y jóvenes.

Es imprescindible que consideremos a nuestros adolescentes como agentes políticos que amplían el sistema democrático, interpelando al poder y proponiendo algo nuevo y transformador. Junto al vaciamiento del Estado, el proyecto neoliberal apunta a la despolitización de la juventud ya que entiende que es un sector desestabilizador y que, por ende, no debe ser escuchado. Todo lo contrario: son nuestros pibes quienes harán que la democracia no se limite solamente a lo representativo electoral, sino que los incluya cada vez con más vigor en una verdadera dimensión participativa.  

En este marco general, el ministro de Educación improvisó un discurso al inaugurar el  Hospital Escuela de Veterinaria de la Universidad Nacional de Río Negro diciendo que “esta es una nueva Campaña del Desierto, sin espadas y con educación”. No tardó en surgir la reacción de repudio en las redes sociales, en contra de la carga ideológica que portan esas palabras del funcionario. Ello toda vez que en dicha expedición miles de indios fueron torturados, exterminados o enviados a la isla Martín García; y a los niños que quedaban huérfanos se los ofrecía para el servicio doméstico.

Si para muestra basta un botón, nos hallamos ante políticas públicas de signo opuesto a las que procuran de modo activo la protección integral de los derechos y garantías de nuestra niñez y juventud. La puja actual gira en torno de mantener o no lo conseguido hasta hoy, como asimismo si dejamos librado a las manos del mercado aquello referido a nuestras niñas, niños y adolescentes. O si tanto desde lo público como lo privado tenemos que accionar apostando a una mejor realidad para ellos. Y por ser los más débiles, acompañarlos como agentes de protección y prevención.  

RONALDO WRIGHT
www.ronaldowright.com                                                                                                                                         

miércoles, 31 de agosto de 2016

151 - Proyecto de Ley del Operador en Psicología Social de Entre Ríos

(Publicado en la página web de la Asociación de Psicólogos Sociales de la República Argentina - A.P.S.R.A. con fecha 30/8/2016)

PROYECTO DE LEY DEL OPERADOR EN PSICOLOGIA SOCIAL DE ENTRE RIOS

Entre Ríos cuenta con un proyecto de ley para el ejercicio de la profesión de operador en psicología social, operador psicosocial o título equivalente de igual grado que sea  reconocido por el Consejo General de Educación, Deporte y Prevención de Adicciones provincial. Se dispone que puedan matricularse y ejercer no sólo quienes posean los títulos antes mencionados, sino quienes tengan títulos de igual grado otorgados por los ministerios de educación u organismos competentes en otras provincias, o a nivel nacional, u otorgados por entidades extranjeras debidamente revalidados en el país.

El gobierno de la matrícula será ejercido por el Ministerio de Salud de la provincia; estando los psicólogos sociales facultados para coordinar grupos operativos en los  ámbitos institucionales y comunitarios, para integrar equipos interdisciplinarios, para detectar situaciones de conflicto que impidan el normal desarrollo grupal, etc. En los fundamentos de esta norma se alude al ECRO —esquema conceptual, referencial y operativo— como un puntual cuerpo teórico-epistemológico y técnico-metodológico específico con el que hacemos todos y cada uno de nuestros abordajes profesionales.

Obviamente, se entiende a la psicología social como una disciplina con objeto propio en el campo problemático de la Salud Mental, lo que implica que en el ejercicio de su rol tiene una estrategia, una táctica, una técnica y una logística de intervención que le son inherentes. No se trata de un mero campo de aplicación de la psicología o la psicoterapia, sino de una ciencia que interviene en los conflictos vinculares, que nos habilita a operar con el objetivo concreto de la prevención y promoción de la salud, fortaleciendo las posibilidades de acción conjunta de los sujetos en sus distintos ámbitos.

El título tercero del proyecto de ley se refiere a los derechos, a las obligaciones y a las  prohibiciones de los matriculados. No está de más resaltar que no se puede, dentro de nuestras incumbencias, diagnosticar ni realizar tratamientos de cualquier tipo de patología psíquica o mental. Tampoco prescribir, administrar o sugerir medicamentos o cualquier otro método físico o químico destinado a tratar las dolencias recién mencionadas; ni anunciar, hacer anunciar o avalar nuestra actividad profesional a través de datos inexactos o falsos que contravengan la ética y esta normativa.

Para finalizar estos breves conceptos, deseamos que Entre Ríos logre pronto la sanción de esta legislación atinente a los operadores psicosociales, del mismo modo que ya ha sucedido con las leyes que rigen en las provincias de Chaco (Nº 6353), de Mendoza (Nº 8077) y de Corrientes (Nº 6141). En cuanto a la Psicología Social Argentina, seguiremos celebrando todas y cada una de las conquistas obtenidas con el esfuerzo de nuestros compañeros y compañeras de ruta. Y festejando que la demanda de profesionales dedicados a esta comprometida actividad se vea clara y fuertemente incrementada.

RONALDO WRIGHT                                  
www.ronaldowright.com                                                                    

lunes, 15 de agosto de 2016

150 - La Psicología Social en Corrientes

(Publicado en la página web de la Asociación de Psicólogos Sociales de la República Argentina - A.P.S.R.A. con fecha 15/8/2016)

LA PSICOLOGIA SOCIAL EN CORRIENTES

A raíz de una consulta que me formularan sobre el estado de la psicología social en la provincia de Corrientes, aprovecho para señalar algunos datos que pueden resultar de interés. Rige en dicho territorio la Ley Nº 6141 del Operador en Psicología Social del 12 de septiembre de 2012, siendo la autoridad de aplicación de esa norma el Ministerio de Salud Pública. El ejercicio de la profesión se autoriza a quienes posean:

a) título de nivel superior otorgado por Institutos Superiores cuyos planes educativos  sean reconocidos por el Ministerio de Educación provincial;

b) título equivalente otorgado por los ministerios de Educación u organismos que hagan sus veces en otras provincias argentinas; y

c) título otorgado por entidades extranjeras debidamente revalidado en el país.

Para ejercer la actividad es requisito previo estar inscripto en la matrícula que debe otorgar el colegio de operadores en psicología social correntino, contando para ello con el respectivo carnet habilitante. Esta profesión autoriza las intervenciones que tengan el objetivo específico de preservar y promover la salud y el bienestar en los grupos, en las organizaciones o en la comunidad en general.

El psicólogo social puede diseñar e implementar metodologías y técnicas grupales, como así también elaborar proyectos de desarrollo psicosocial y asesorar a equipos e instituciones en dicha área. Asimismo, coordinar grupos y talleres en organizaciones públicas y privadas, y participar en equipos interdisciplinarios para la planificación y operación en situaciones de cambio colectivo.

Entre las obligaciones de los operadores psicosociales pueden citarse las siguientes: proteger a los grupos donde realicen sus intervenciones; prestar la colaboración que les sea requerida por las autoridades sanitarias en caso de emergencias; guardar el más riguroso secreto profesional en el cumplimiento de sus tareas específicas; y fijar domicilio dentro del territorio de la provincia.

La ley se fundamenta en que esta disciplina concibe al ser humano como sujeto social —productor y producido— condicionado por el contexto de las tramas vinculares en las que se desenvuelve. En esas múltiples relaciones  y formas organizativas se desarrolla la vida de las personas, dependiendo su capacidad de aprendizaje de lograr mantener una vinculación armónica, dinámica y fluida con su realidad cotidiana.
 
Los sujetos en conflicto o en crisis precisan reconstruir sus esquemas referenciales (sus modelos de hacer, pensar y sentir en el mundo) y producir nuevos tejidos sociales que los alberguen, para así posibilitar reencontrar un proyecto de vida. Los operadores en psicología social son los profesionales aptos para comprender, intervenir y abordar esas situaciones conflictivas, sea en lo grupal, lo institucional o lo comunitario.

Existe, pues, la necesidad de un rol profesional que esté suficientemente preparado para trabajar en la articulación productiva de la heterogeneidad existente en todo  agrupamiento, habilitando vías de procesamiento y resolución a las desavenencias que son inherentes a la vida grupal e institucional. Es precisamente allí donde se requiere la intervención especializada del operador en psicología social.

Resulta por ello necesario regular las incumbencias de los operadores psicosociales; y jerarquizar así una carrera reconocida oficialmente por el Ministerio de Educación y Cultura correntino por decreto provincial Nº 1997/03. Máxime que el título de operador en psicología social habilita —por decreto provincial Nº 248—para dictar materias tales como Sociología, Psicologías General, Social, Educacional, entre otras.

Estos son algunos lineamientos generales acerca de la norma dictada por el Senado y la Cámara de Diputados de la provincia de Corrientes. Para más información, cabe ir al texto completo de tal normativa e, incluso, se la puede comparar con otra legislación similar en la materia: tal el caso de la Ley Nº 6353 del Operador en Psicología Social del Chaco y la Ley Nº 8077 del Técnico Superior en Operación Psicosocial de Mendoza, reglamentada el 10 de junio de 2010 por el decreto Nº 1191.

RONALDO WRIGHT                    
www.ronaldowright.com